Multitareas o hipertareas —multitasking— es el nuevo estilo de vida de los usuarios de smartphone y se caracteriza por la movilidad y la capacidad de realizar múltiples labores desde un mismo escenario, en tiempo real y con la opción de obtener toda clase de experiencias integrales que les permiten satisfacer sus necesidades según su estilo de vida y demandas específicas.

Es interesante observar el nuevo rol que juega el consumo en esta dinámica, ya que si bien la interacción con la marca puede darse en el punto de venta, la decisión final de compra depende de factores aislados relacionados con formas de navegación y búsqueda de información.

Se trata de un consumidor que posee herramientas para discernir: más informado, educado en torno al consumo y la tecnología, y ávido de alternativas con soluciones a la medida que, idealmente, le permitirán realizar otras actividades sin alterar la calidad de su experiencia digital.

 

 

 

 

 

La identidad de marca es un halo de símbolos que, desde una perspectiva semiológica, representan un código discursivo cuyo objetivo principal, posicionarse en la mente del consumidor, puede valerse de diversas herramientas: apelar a la emotividad, a la seducción e, incluso, a la resignificación.

A nivel de marca, estos elementos son nombre, concepto, eslogan, ambiente, comunicación y publicidad; a nivel producto, lo son el empaque o envase, la etiqueta, el anaquel de ubicación y las experiencias sensoriales.

El conjunto de todos ellos integran un signo, un código que apela a la identificación de la marca, la cual transmite información para construir una imagen de sí misma en la mente del consumidor.

Éstas permitían mediante cámaras ver a las personas de ambos países simultáneamente en una especie de espejo. Cuando ambas personas tocaban la pantalla y seguían un patrón con una figura —algún símbolo universal de amistad y paz— la máquina dispensaba latas gratis. Por un momento las diferencias se olvidan y la marca se posiciona como un puente de amistad en países que necesitan un mensaje de unión y fraternidad.

 

 

 

 

Con una campaña que pretendía reafirmar valores como la paz y la solidaridad, en marzo de 2013, Coca Cola colocó en centros comerciales concurridos en las fronteras de estas dos naciones unas máquinas dispensadoras denominadas «small world machines».

Éstas permitían mediante cámaras ver a las personas de ambos países simultáneamente en una especie de espejo. Cuando ambas personas tocaban la pantalla y seguían un patrón con una figura —algún símbolo universal de amistad y paz— la máquina dispensaba latas gratis. Por un momento las diferencias se olvidan y la marca se posiciona como un puente de amistad en países que necesitan un mensaje de unión y fraternidad.

 

 

 

 

Los ámbitos domésticos son una radiografía de las necesidades y formas de consumo de sus habitantes, esto es particularmente cierto en un segmento de la población que está creciendo considerablemente: los hogares unipersonales. Según cifras del INEGI más de las mitad de los hogares no familiares son unipersonales accediendo a 2.5 millones de hogares unipersonales. Conocer sus espacios y su forma de vida es de vital importancia para las marcas que deseen un consumidor consciente de sus decisiones y muy exigente.

Ver artículo completo

 

 

Aljamía Aljamía Twitter