Un par de zapatos dicen más que mil palabras

La vida del ser humano acontece en una gran cantidad de espacios y momentos. Así, portar cierto atuendo es un acto de significación que permite expresar la personalidad y también determina las condiciones de socialización.

El ejemplo de este mes ilustra el profundo vínculo existente entre el vestido y el cuerpo. Mientras el contexto determina un código de vestimenta que suprime la expresión de su personalidad jovial, ella explota sus atributos físicos para compensar la connotación avejentada del calzado.

“Cuando voy al trabajo, me tengo que cambiar; por eso plancho bien mi cabello porque prefiero que volteen a verme la cara y no mis zapatos de viejita”

Mujer, 35, C Típico

¿Te resulta conocido?