Detrás de un punto de venta que impacta, existe una ambientación visual que influye de manera directa en la creación de una atmósfera general del establecimiento e incentiva la atracción y retención de los consumidores. Colores, formas, olores, sonidos, mobiliario…un conjunto de elementos que atrapan sus sentidos y su billetera.

 

 

 

 

Facebook no deja de sorprender con innovaciones constantes, ahora lanza “Lookalike Audience”, un sistema que analiza la base de datos de los clientes y a partir de las semejanzas, logra vincular las páginas de los usuarios con otros más de características similares, no sólo a nivel geográfico, sino también a nivel intereses y consumos. Esta innovación representa un área de oportunidad interesante para conocer a su competencia y público objetivo, es casi como seguir las huellas de los símiles en base de datos, sin duda alguna, una herramienta que alerta a los anunciantes sobre sus seguidores y consumidores.

El objetivo es tratar de atraer a nuevos fans, mientras que las audiencias pueden quedar tranquilas de su información, porque la herramienta sólo permite conocer ciertos detalles. La red social asegura no compartir ninguna información personal con los anunciantes.

 

 

 

 

Piense un poco, ¿todos hablamos igual?. Claro que no, y la buena publicidad lo sabe, por eso considera indispensable, durante la investigación de mercado, identificar el habla de sus consumidores para que la comunicación que les dirijan sea efectiva. Al entender el comportamiento tanto lingüístico como social de los consumidores permiten a la investigación de mercado conocer a los consumidores
—las diferencias y coincidencias entre ellos— para crear los lineamientos y recomendaciones que permitan a las marcas persuadir al consumo.

Paola Portilla lingüista y analista                                                                            Ver artículo completo

 

 

 

 

¿Quién podría olvidar a la malvada Miranda Presley cuando regaña al personaje de Anne Hathaway porque dice que no le interesa la moda? ¡Para prueba está un suéter azul! Perdón, Miranda… cerúleo, un suéter cerúleo. Y es que cuando a los consumidores se les pregunta por la moda, por lo general, cometen el error de Hathaway y dicen que no están interesados en el glamour de Francia, las pasarelas, ni las prendas exuberantes de colores inusuales.

Sin embargo, nada nos exime de la moda, y aunque no lo parezca, todos, en especial las marcas, vivimos y navegamos entres sus oleajes de tendencias. El sistema de la moda es una red en la que los consumidores se involucran con marcas, diseñadores, revistas, agencias de publicidad, la industria en general y con nuestra vida cotidiana.

Rafael Cortés comunicólogo y analista                                                                        Ver artículo completo

 

 

 

 

La concha de mar, el color rojo, el color amarillo…todos estos emblemas son distintivos del logotipo de Shell, marca de lubricantes que por más de 100 años ha permanecido en el mercado y en la mente de los consumidores gracias a la constante de los símbolos que les representan y les significan.
Hasta hace unos años el logotipo mantuvo el nombre de la marca; sin embargo, éste último fue eliminado y el resto de los elementos comunican por sí solos el logo actual.

Como dato curioso, la palabra Shell apareció por primera vez en 1891, cuando el negocio de Marcus Samuel and Company, comerciaba con antigüedades, curiosidades y conchas marinas, además, nombraba a cada embarcación con el nombre de diferentes especies de conchas, lo que popularizó el giro de la compañía y de ahí la procedencia del emblema que hoy día es reconocido por millones. ¿Quién lo imaginaría?...

 

 

Aljamía Aljamía Twitter