Energía «on the go»

Actualmente, la necesidad por obtener energía se ha incrementado en el público de tal manera que ya son muchas las marcas que han diversificado su oferta para enfocarse a este driver: han hecho variaciones de presentaciones, desde las más naturales como el café, barras de semillas y azúcares, hasta los shoots de vitaminas que prometen una experiencia de recarga de energía inmediata y práctica.

El producto emblemático en brindar energía son las bebidas energéticas lideradas por Red Bull; sin embargo, encontramos otras categorías que también se asocian con este atributo:

  • café: de grano, soluble o ready to drink; una bebida cotidiana y cercana que además, brinda una experiencia organoléptica especial y satisfactoria
  • bebidas isotónicas: rehidratar es dar energía
  • multivitamínicos: no son inmediatos, pero su efecto se percibe durante un consumo frecuente
  • bebidas vitaminadas: ancladas al discurso de los multivitamínicos, ofrecen funcionalidad para necesidades específicas
  • En este punto podemos preguntarnos, ¿qué tienen estas bebidas en particular para ser concebidas como proveedoras de energía? Sus beneficios energéticos están asociados directamente a sus ingredientes —azúcar, ginseng, taurina, cafeína, etc.—, lo que nos lleva a tener que desenmarañar mundos habitados de estigmas, paradigmas y mitos.

    Aljamía ha analizado a profundidad la configuración de cada una de las categorías mencionadas y los ingredientes relacionados en un sindicado que ayuda comprender cómo crear estrategias de marca e incluso, nuevos productos que tengan cabida de forma competitiva dentro del territorio de energizantes.