El otro verde: nuevo mercado

¿Recuerdan esa escena de That ’70s Show en donde un grupo de amigos se encontraba en un sótano con un fondo ahumado y una risa incontenible? Imaginen que esos chicos representan a su nuevo consumidor. ¡Ta-daaaaan! .. .

El mercado estadounidense está estrenando un producto que no se comercializaba de manera “usual” hasta este año. Washington y Colorado han abierto sus puertas al consumo legal de marihuana y con ello una ola de distribuidores y consumidores se ha incorporado al juego de la oferta-demanda.

¿Cuál se imaginan que será el progreso de un mercado como este? Nos encontramos en el punto de inicio de una nueva categoría de consumo en donde el contexto arroja mucho material para explorar, pero a nivel de branding y mercadotecnia nada está formalmente relacionado. ¿Cómo serán las marcas que nazcan a partir de este nuevo producto?, ¿de qué manera establecerán comunicación con sus consumidores?, ¿dónde está el límite entre el ofrecimiento abierto del producto y la búsqueda de más y más consumidores?

El sitio norteamericano Trend hunter nos muestra el primer comercial de la historia dedicado a la venta de marihuana. Juguemos a algo: ¿qué les parece si antes de verlo dejan un comentario contándonos cómo imaginan que será el spot?
¿Listo? Ahora sí, veamos el video:

¿Qué les pareció?, ¿es lo que imaginaban? Nos encontramos ante un anuncio donde la legalidad es uno de los valores más importantes, porque una de las necesidades principales, y de los retos que este nuevo mercado tiene, se basa en convencer al consumidor de que el producto no es ilegal, porque lo ilegal es malo. ¿Comprarías Sushi a un tipo que te lo ofrece en un callejón solitario? Nada más seguro que tener un distribuidor autorizado.

Los nuevos mercados no sólo obligan a buscar formas nuevas de comunicar, sino también de distribuir. ¿De qué manera le sumarías seguridad a tu proceso de distribución y entrega de mercancía? Bueno, pues para este nuevo “productor verde” es muy importante mantener la seguridad.

El tema de la legalización de marihuana es muy quisquilloso. Su consumo implica una relación directa con temas de seguridad, economía, salud pública y moralidad, por lo que no podría considerarse un producto común. Sin embargo, el ejemplo que Washington y Colorado nos ofrecen, permite ver desde sus inicios la creación de un nuevo tipo de mercado y consumidor. ¿Qué pasará con este nuevo mercado/producto/consumidor?, ¿crees que el modelo norteamericano pueda aplicarse en el caso mexicano?, ¿cómo te imaginas que serían esas marcas y su comunicación?